China ha instalado software de reconocimiento facial en 6.7 millones de ubicaciones a lo largo de Sinkiang, incluyendo mezquitas y hogares privados, en apoyo a una brutal represión. La respuesta internacional no ha sido lo suficientemente fuerte.

Al continuar utilizando este sitio web, acepta el uso de cookies. Más información.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close